El diputado de Podemos Asturies solicitará a la Consejería que se amplíe la zona de muestreo más allá de la bahía de San Lorenzo

Tras el último vertido de aguas fecales en la costa gijonesa, Héctor Piernavieja pedirá al consejero Fernando Lastra, en el pleno de la Junta General de este jueves, «que amplíe la zona de muestreo de las aguas residuales más allá de la bahía de San Lorenzo, porque creemos que este vertido podría estar afectando a los arenales de Villaviciosa». El diputado de Podemos Asturies y el concejal de Somos Villaviciosa, José Fernando Díaz Pindy, han atendido a los medios de comunicación frente al Ayuntamiento maliayo para expresar su preocupación ante esta situación.

El parlamentario de la formación morada ha señalado que «nuevamente nos encontramos con una bahía de San Lorenzo anegada por los vertidos de aguas residuales y fecales procedentes de la zona Este y las corrientes marinas de estos días empujan el agua hacia el Oriente asturiano, y en concreto hacia la costa». Por ello, considera «fundamental hacer un seguimiento de la dilución que se produce tras este vertido. Queremos recordar que el Cantábrico no es una depuradora natural y que, por tanto, hay que poner especial cuidado. Si los resultados fueran preocupantes tendríamos que plantearnos un protocolo de acción más allá de los límites de Gijón».

Por su parte, el edil de la candidatura municipalista ha recordado que «en setiembre del año pasado se cerró la playa de La Ñora por un posible vertido, pero no la de Estaño. Es una incongruencia, porque la marea afecta a las dos playas, próximas a Gijón». Respecto a los últimos vertidos, ha manifestado que «cuando sale por el emisario de Peñarrubia no hay mucha alarma social, pero cuando alivia el Piles, cuando ya ves salir la mierda cerca de casa, sí se genera alarma». Reclama que se mantenga informada a la población, ya que «esto podría tener efectos muy tóxicos para la salud pública, sobre todo en el estío, y esa preocupación es lo que nos lleva a denunciarlo públicamente. Tiene connotaciones negativas para Villaviciosa, pero también es negativo para nuestro ecosistema marino».