Sólo podrán optar a participar las empresas que facturen por encima de los 2M €

El PSOE anuncia este protocolo a bombo y platillo y parece olvidar que fue el único grupo que votó en contra de la Proposición No de Ley presentada por Podemos Asturies en 2016.

En el Día de la Economía Social, organizado por ASATA (Agrupación de Sociedades Asturianas de Trabajo Asociado y Economía Social) y que ha tenido lugar hoy lunes en la 61ª Feria Internacional de Muestras de Asturias, hemos reclamado el papel activo que la Administración Pública debe jugar a la hora de promocionar comportamientos económicos responsables y sostenibles en el tejido empresarial, y hemos conocido los casos de Vitrinor S.A.L. (Magefesa) y Queserías Menorquinas S.L.L. (El Caserío) como procesos de recuperación de empresas desde la autogestión colectiva, una buena fórmula para garantizar la supervivencia de empresas en crisis.

Asimismo, el Gobierno asturiano ha hablado de políticas públicas de apoyo a empresas en crisis, y “lo ha hecho después de negar durante un año la necesidad y hasta la viabilidad de un protocolo que facilitara ese apoyo que desde Podemos Asturies reclamábamos a cada caso que surgía y que trasladábamos a debate en la Junta General: Matadero Central de Noreña, Fahime, Gijón Fabril, etc.”, ha subrayado la diputada de Podemos, Lorena Gil.

En esa línea se mantuvieron, y hay que recordarlo, cuando la Proposición No de Ley de Podemos Asturies para establecer un protocolo de recuperación de empresas en crisis, cuyo objetivo era fomentar un tejido empresarial sano y sostenible en Asturias, fruto de una política económica responsable y comprometida con el entorno, resultó aprobada por el Pleno de la Cámara el pasado 10 de junio de 2016 pese al único voto en contra del PSOE, “a quien parece habérsele olvidado cuando presentaban esta mañana a bombo y platillo y en el marco del Día de la Economía Social este protocolo”, ha incidido la parlamentaria. La iniciativa se aprobó con 14 votos a favor, 14 abstenciones y 13 votos en contra, al retrasarse en la votación la Consejera de Hacienda, Dolores Carcedo. Ese retraso rompió el empate y permitió que saliese adelante la iniciativa de Podemos que por fin, tarde y mal, asume el gobierno asturiano.

Podemos Asturies es el único partido que en su programa a las elecciones autonómicas llevaba una medida específica en este sentido y que llamamos ‘Rescate Pyme’. Esa medida se planteaba en un contexto muy duro de frecuentes expedientes de regulación de empleo y consideramos vital poner en valor, proteger y potenciar un tejido pyme con grandes posibilidades, que ha demostrado tributar por encima de las grandes empresas, generar un empleo de mayor calidad y mostrar un respeto por el entorno social y medioambiental en el que trabajan mucho mayor que las grandes corporaciones.

Llama la atención “el entusiasmo con el que ahora desde el Gobierno hablan de la importancia del mantenimiento del empleo en determinadas empresas quienes durante meses negaron que el Gobierno y la Administración autonómica tuvieran competencias para prestar el apoyo que reclamábamos para cientos de trabajadores y trabajadoras de empresas que se veían en situación de crisis, o al inicio de un periodo de dificultades, argumentando el Gobierno que el libre mercado dejaba cadáveres por el camino de forma inevitable”. Si el Gobierno no hubiera negado la necesidad y viabilidad de nuestra iniciativa desde que entramos en el parlamento, cientos de empresas y puestos de trabajo podrían haber pervivido: 425 EREs y 7061 trabajadores afectados en estos dos años y, desde julio de 2016 -un mes después de la aprobación de la PNL- hasta ahora, 181 EREs y 1649 trabajadores afectados.

Así, hoy hemos conocido que desde el IDEPA se pone en marcha un protocolo de recuperación de empresas en crisis del que no se ha informado cuál es su presupuesto y que, “desafortunadamente, debemos lamentar que contenga algunos de los elementos que nuestra propuesta, aprobada en el parlamento, proponía evitar”, ha asegurado Lorena Gil. “En primer lugar, se dirige a las empresas que facturan por encima de los 2M€, dejando fuera a las microempresas, que en Asturias suponen el 96% del tejido empresarial. Pensamos que se están vendiendo falsas expectativas a empresas en dificultades y eso es grave. Sr. Fernández: sí se puede, pero no así».

Por otro lado, desde Podemos cuestionamos que se haya recurrido a consultores privados frente a trabajadores públicos como asesores y defensores de los intereses del caso a solucionar, y de ese proceso la pertinencia de los requisitos para la homologación de esos consultores.

La diputada ha anunciado que “solicitaremos información por tramitación parlamentaria para conocer todos los detalles de este programa”, y que “nos mantendremos vigilantes para que este protocolo no sirva para institucionalizar determinadas dinámicas nada favorables al conjunto del tejido empresarial y que benefician a unos pocos”.