Así lo aseguró esta mañana nuestro Secretario General, Daniel Ripa, en una comparecencia en la que estuvo acompañado de Rosa María Carou, de la Plataforma de Técnicos Unidos de Asturies, y de Mario Fernández, del Sindicato de Técnicos de Enfermería.

Rosa María Carou: «Celebrar que hemos conseguido que desde el día 22 se quitó la veda a los contratos precarios de 1 a 6 días pero se ha conseguido en pocas áreas y queríamos ver por qué no se ha quitado esa veda, si es por parte de la gerencia o de quién. Las compañeras TCAEs que están en el ERA están como nosotras, con contratos precarios y no hay que olvidarse de ellas ni de nuestras compañeras del Servicio de Ayuda a Domicilio, porque todas estamos trabajando para lo mismo. Siempre hemos contado con el apoyo de Podemos y del Sindicato de Técnicos de Enfermería y siempre es de agradecer a quien dio la vuelta a esa negativa que tuvimos en la primera lucha».

Mario Fernández: «Una vez más, la administración demuestra la agilidad que tiene para recortar derechos y, sin embargo, la dificultad que tiene para devolver la normalidad a los trabajadores. En el día de ayer todavía se han realizado contratos con la duración de 6 y menos días. La gente en sanidad está cansada, hemos pasado una etapa muy mala.

Es hora de que se imparta justicia en los asuntos que llevamos muchos años reivindicando: la revisión y actualización de la funciones de los técnicos, clasificación de técnicos medios y superiores donde realmente les corresponde y elevación de nivel de la titulación de TCAE a un nivel 3. Todo eso redundaría en una mejora de la formación del personal y, en consecuencia, una mejor asistencia sanitaria».

Daniel Ripa: «Han sido unos meses de lucha contra una injusticia y contra una precariedad sobrevenida tras la pandemia. Después de los aplausos a buena parte del personal sanitario lo que se hizo fue condenarlos a la precariedad con contratos de 1, 2, 3, 4 días que impedían conciliar, que obligaban a llevar el móvil a todas partes porque en cualquier momento te podían llamar para trabajar y que obligaban a las propias unidades sanitarias a vivir una permanente rotación que impedía el aprendizaje y que empeoraba la atención sanitaria.

Este lunes, el Parlamento, en una Proposición No de Ley, dice que se tienen que incrementar las ratios actuales en estas categorías, no hay suficiente número de celadores ni de TCAEs, se tiene que paralizar de inmediato las resoluciones que obligaban a tener contratos precarios y teníamos que reconocer en los TCAEs su nivel formativo, su nivel competencial y su necesidad de coordinación. Al día siguiente se elimina esa directriz pero, pasados varios días, se sigue aplicando. La iniciativa que se aprobó este lunes abre puertas pero falta voluntad política para aplicarla. Esto es una cuestión que tiene que estar en el presupuesto autonómico, este refuerzo del sistema sanitario».