El diputado Héctor Piernavieja ha manifestado la “total determinación» de Podemos Asturies «a ir a donde haga falta para que ni un euro más del dinero público se derroche en megaproyectos inservibles, en obras inútiles e innecesarias para el desarrollo de Asturies o se vaya por el desagüe de la corrupción”. Nuestro compañero ha participado en Estrasburgo junto a la eurodiputada Tania González en las conferencias «Grandes proyectos de infraestructuras insostenibles e inútiles: Stop al despilfarro». Ha compartido tribuna con eurodiputados de distintos grupos políticos, los vicepresidentes Dimitrios Papadimoulis y Ulrike Lunacek, la asociación contra el tren de alta velocidad (TAV) Turín-Lyon, y Philippe Tessier, magistrado honorario de la Corte Suprema de Apelaciones de Francia y vicepresidente del Tribunal Permanente de los Pueblos.

Piernavieja se ha mostrado dispuesto a “volver a Estrasburgo y a donde haga falta cuantas veces sea necesario” para “seguir tejiendo alianzas con otros pueblos que están en luchas similares a las nuestras”. Resaltó las similitudes del caso de la lucha de los pueblos del valle de Susa (Italia) contra la línea de alta velocidad que pretende unir Lyon con Turín, con lo ocurrido con la variante ferroviaria de Payares. Un proyecto que «convierte una necesidad de todos los asturianos y asturianas como era una variante ferroviaria al viejo trazado de Payares, en algo que no necesitamos, un tren de alta velocidad que hoy en día se está llevando por delante toda una montaña y todas sus comunidades locales”.

Nuestro compañero subraya la necesidad de invertir el dinero “en proyectos útiles, en desarrollo social, económico y redistributivo para retornar el equilibrio social a las personas que más han sufrido la crisis”.

Por su parte, Tania González ha calificado el caso español como «paradigmático», con casos «como el AVE, que ha costado 18 millones de euros por kilómetro, aeropuertos sin aviones, autopistas que nadie utiliza, o megapuertos que no son utilizados, como El Musel».

La eurodiputada ha afirmado que “la historia del desastre no se puede volver a repetir y, frente a este despropósito, es necesario acompañar todas las decisiones referentes a infraestructuras de procesos participativos con la sociedad civil y las comunidades locales, garantizar la transparencia en los procesos de planificación y desarrollo de infraestructuras, poner el énfasis en la prevención de daños mediante estudios de impacto social y medioambiental, y priorizar el mantenimiento y el desarrollo de una red descentralizada de transporte de acuerdo a los objetivos de cohesión social y vertebración territorial”.