“No entendemos la forma de proceder de la Consejería de Infraestructuras, por la puerta de atrás y sin ofrecer información pública a los vecinos y vecinas, sacando la concesión de esta lámina de agua de manera directa y sin ningún tipo de concurrencia pública”, ha afirmado el diputado de Podemos Asturies Héctor Piernavieja tras el malestar generado por la intención del club náutico Cuatro Vientos de hacerse con la gestión integral del puerto de Candás. “Se pone en riesgo la utilización del puerto por parte de otros usuarios y usuarias al dificultar en gran medida el acceso a determinados puntos de amarre de los barcos a quienes no pertenecen al club deportivo”, ha añadido.

Por ello, desde Podemos Asturies vamos a preguntar a la Consejería de Infraestructuras por qué no están cumpliendo con los trámites de participación pública y concurrencia competitiva que marca la legislación vigente para la adjudicación de este tipo de instalaciones. Piernavieja incide en que “el Principado está a tiempo de recular y de plantear un Plan Estratégico para el puerto de Candás consensuado con los vecinos y vecinas y que responda no a los intereses concretos de un club deportivo sino a los intereses del conjunto de la ciudadanía de Candás y del concejo de Carreño. Esperamos que Fernando Lastra rectifique y asegure el uso público del puerto de Candás”.

Por su parte, el concejal de Somos Carreño Carlos López, ha reiterado que “nos oponemos frontalmente a esta concesión, consideramos que es una privatización directa y no podemos consentir que a la ciudadanía de Carreño se le expropie sin ni tan siquiera haber comunicado al Ayuntamiento de Carreño cuáles eran las opciones que barajaban. Únicamente se informó al abrirse el plazo de información pública para que presentemos alegaciones. No es de recibo, el club Cuatro Vientos debería de haber consultado primero a la ciudadanía de Carreño y haber expuesto previamente sus pretensiones en el Consistorio”.

López recuerda que el club deportivo “cuenta con la cesión gratuita por parte del Ayuntamiento de un edificio que incluso ha sido rehabilitado gracias a varios miles de euros de dinero público, y disfruta de una serie de prebendas gracias a esa cesión”. Por ello, considera que es “una falta de respeto que ahora pretenda, por la puerta de atrás, hacerse con la lámina de agua del puerto, que es de gestión pública y debe seguir en manos públicas”.