Apoyamos las reivindicaciones del sector primario e instamos al Gobierno central a mantener un vía de diálogo permanente y continuo con todos los agentes implicados para establecer líneas de trabajo, acordar contenidos y fijar plazos de cumplimiento.

Desde Podemos Asturies compartimos la preocupación manifestada por parte de las personas que trabajan en el sector primario de Asturies -y también del resto del Estado- y consideramos justo apoyar sus reivindicaciones. En ese sentido, compartimos la urgencia de la necesidad de poner en marcha medidas que resuelvan la grave situación que padece el campo, ye que este sector se encuentra en situación crítica.

Además, queremos instar al Gobierno estatal a mantener una vía de diálogo permanente y continuo con todos los agentes implicados en el sector para establecer líneas de trabajo, acordar contenidos y fijar plazos de cumplimiento.

Hace años que el sector primario español arrastra múltiples problemas estructurales que de forma continua han sido denunciados por parte de sus profesionales. Como, por ejemplo, la subida de los costes de producción y de los seguros agrarios, la reducción de los precios y / o la falta de relevo generacional. La situación de crisis se ha convertido en insostenible. Las y los profesionales de la agricultura y la ganadería han llegado al límite y se manifiestan para hacer visible la precaria situación que se vive en el campo y reivindicar soluciones efectivas que hagan posible su continuidad y viabilidad en Asturies y en el conjunto del Estado.

La grave crisis de rentabilidad es uno de los principales caballos de batalla del sector. Así, consideramos que las personas que se dedican a la agricultura y ganadería deben recibir un precio justo por sus productos y detener la pérdida de poder adquisitivo que, año tras año, se agrava debido también a los elevados costes de producción. Sólo el último año, el poder adquisitivo de los productores ha caído un 9%. Por este motivo, exigen una mayor participación en el control de la cadena de distribución con el fin de equilibrar los precios que reciben frente a los distribuidores y los precios finales que pagan los consumidores.

Otra de las reivindicaciones del sector, va en la línea de la negociación y consecución de una reforma de la Política Agraria Común europea 2021-2027 más justa y que tenga más en consideración a los profesionales del campo. Desde el medio rural se rechaza también el recorte de ayudas procedentes de la Unión Europea, así como los obstáculos a las exportaciones y aranceles comerciales.

El trabajo de las y los profesionales de la agricultura y la ganadería es de un enorme valor por su importancia en el ámbito económico, social, territorial y ambiental. En este sentido, manifestamos que es necesaria una mayor concienciación de la ciudadanía respecto al enorme papel que juega la agricultura, como también lo es reconstruir un imprescindible pacto social campo-ciudades. La ciudadanía, además, juega un papel destacado en tanto en cuanto, a la hora de comprar, puede contribuir a la creación de riqueza en el medio rural -cada vez más amenazado- mediante la adquisición de productos de cercanía, garantizando la seguridad alimentaria.