El diputado condena la actitud de González Zapico ante «una empresa que comete atropellos laborales y ataques a la representación sindical»

Tras la comparecencia este martes ante la Comisión de Empleo, Industria y Turismo del Parlamento asturiano de Julio González Zapico, director general de Comercio y Turismo, y presidente asimismo de la sociedad Hostelería Asturiana SA (Hoasa), Enrique López reclama «su inmediata dimisión. Su escapismo a la hora de reconocer la situación en el hotel de la Reconquista desde que en 2014 la empresa Hotusa se hizo con el arrendamiento de este bien público no tiene ninguna justificación». El parlamentario recalca que Hotusa «está cometiendo atropellos laborales y ataques a la representación sindical. Son ya muchas las sentencias judiciales que respaldan esto, se trata de hechos constatados».

Para el diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies es «una absoluta desvergüenza que un director general que lleva en el cargo desde 2003 y que ya era presidente de Hoasa antes de que Hotusa se hiciera con la concesión del hotel no sepa responder a la pregunta de cuántos trabajadores hay en el hotel, ni cuántos tienen contrato de duración indefinida, ni cuántos despidos ha habido en los últimos años, y que no sepa ni siquiera cuántas sentencias de acoso laboral ha habido contra el director del hotel». E insiste en que «ha quedado demostrado que en el Reconquista se vienen produciendo, desde hace años, una serie de atropellos de derechos laborales y sociales».

Enrique López considera probado que el Grupo Hotusa «quitó de en medio a la mayoría de la plantilla que entonces tenía el hotel y está incumpliendo las cláusulas esenciales del contrato firmado con Hoasa en representación del Principado», por lo cual «no hay ninguna razón objetiva para seguir manteniendo una vinculación de una empresa como ésta con un bien público como el Reconquista, que es una referencia hotelera. Está está haciendo mucho daño al hotel y al prestigio del turismo asturiano».

El diputado de la formación morada asegura que «no hay ninguna explicación para que el Gobierno asturiano siga mirando hacia otro lado» y cree que, como primer paso, «el director general debe asumir su incapacidad para seguir al frente de Hoasa y de la dirección general. En esta comparecencia parlamentaria no ha estado a la altura de las circunstancias».