El portavoz parlamentario y representantes de Podemos en Llaviana y Pravia denuncian que una parte de los daños podrían haberse evitado

«No es normal que, en pleno siglo XXI, en Asturies, en un país desarrollado como el nuestro, haya más de 140 carreteras con cortes a causa del temporal, algo falla». Enrique López se expresó en esos términos para exigir a las diferentes administraciones y organismos públicos actuaciones inmediatas para subsanar los daños del temporal de lluvia y para evitar que una situación así se repita. El portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies ofreció esta mañana una rueda de prensa en la Xunta Xeneral con representantes de Podemos Llaviana y Podemos Pravia para denunciar que «un temporal como el de la pasada semana ocasiona daños, pero una buena parte de los que se produjeron podrían haberse evitado».

El parlamentario de la formación morada comenzó expresando «nuestras condolencias a las familias de los cuatro fallecidos. En este tipo de fenómenos naturales, lo primero son las personas y es justo reconocer el trabajo de los hombres y mujeres de nuestros servicios públicos de emergencia, que con su implicación, su profesionalidad y su dedicación estuvieron en primera línea ayudando a mucha gente a afrontar las consecuencias del temporal». Reclamó de la Delegación del Gobierno que «intensifique la coordinación con la Administración autonómica y los ayuntamientos agilizando la elaboración de los informes técnicos necesarios para valorar los daños subvencionables y hacer que las ayudas lleguen cuanto antes a las personas afectadas».

Enrique López lamentó «el abandono en que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico tiene a Asturies, que es clamoroso. Los ríos asturianos están llenos de tapones provocados por vegetación y árboles arrastrados que desvían el curso de las aguas y acaban provocando aluviones cuando revientan». Añadió que «desvíos como el que se produce en el río Nalón a la altura de El Florán, en Blimea, pone en riesgo la estabilidad del Corredor del Nalón, la única vía de conexión por carretera en la comarca, tras el corte de la AS-17 por un argayu. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico lleva diez años sin actuar para solucionar lo que ha acabado convirtiéndose en un serio problema, diez años sin retirar una plancha de hormigón que en su momento se instaló en el fondo del río para marcar una cota, que el propio río levantó y desde entonces se situó como una muralla que desvía el cauce del Nalón hacia esa ladera que ahora corre peligro de derrumbe».

El portavoz parlamentario exige que la Confederación Hidrográfica «actúe de manera inmediata, mediante un plan de choque, para retirar la basura de los ríos asturianos, empezando por aquellas zonas en que pueden resultar afectadas un mayor número de personas, con el fin de evitar riesgos y daños». Señaló, asimismo, que «parece razonable pensar que, si existen previsiones de fuertes lluvias, se debe actuar con antelación vaciando suavemente los embalses para acoger las trombas de agua, no esperar a que la situación sea extrema para soltar en un día todo lo que hay porque los niveles están al máximo».

Agregó que «tampoco sale gratis el abandono de las vías férreas, la gestión de Adif es un desastre para Asturies y esto hace inviables nuestras comunicaciones ferroviarias». Y aludió a la ministra de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, que «decía que va a tomar medidas para evitar nuevas inundaciones en el Hospital del Oriente, construido hace treinta años en una zona inundable frente a otras alternativas que había entonces. Algo que ya se iba a hacer tras las inundaciones de 2010, en que los pacientes tuvieron que ser evacuados en piragua».

Por su parte, Isabel Orviz, de Podemos Llaviana, señaló que «en el Valle del Nalón estamos bastante hartos. El saneamiento de los ríos no existe, es algo que resulta evidente. Y a causa de la mala conservación de las carreteras corremos el riesgo de quedar aislados. En la AS-17 hay un argayu que impide el paso. Pedimos que se depuren responsabilidades y si tienen que rodar cabezas, que rueden».

Jorge Álvarez, de Podemos Pravia, aseguró que «en Pravia estamos acostumbrados a las riadas, que vienen de vez en cuando, pero en este caso fue extraordinaria y estuvimos aislados durante varios días. Produjo daños en las plantaciones de kiwis, una actividad en alza en el concejo, y el corte de las principales carreteras, como la AS-16, por lo que hubo que desviar el tráfico hacia las carreteras secundarias, que están en un estado deplorable».