Podemos Asturies plantea una proposición no de ley para que el Parlamento asturiano inste al Gobierno del PP a derogarlas

Enrique López pone de manifiesto que «el modelo generado tras la aplicación de las dos reformas laborales de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2010, y de Mariano Rajoy, en 2012, ha tenido unas consecuencias devastadoras en Asturies», por lo que el Grupo Parlamentario de Podemos Asturies llevará al pleno de este jueves en la Junta General del Principado una proposición no de ley para que el Parlamento asturiano inste al Ejecutivo del Partido Popular a derogarlas.

El parlamentario de la formación morada enumera las consecuencias de esa legislación en nuestra comunidad autónoma, con «el cierre de cientos de empresas sin causas justificadas, la generalización de despidos colectivos debido a la libertad para aprobar EREs o la precarización de la contratación laboral, que bajo las cifras oficiales esconde la realidad de contratos por semanas, por días o incluso por horas». Asimismo, han supuesto «el empobrecimiento de miles de trabajadoras y trabajadores asturianos que han visto devaluados sus salarios, y la consolidación del fraude que supone trabajar y cobrar a tiempo parcial mientras se realizan jornadas abusivas en condiciones ilegales bajo la amenaza que implica el despido libre».

Enrique López denuncia que esas reformas laborales «han producido en nuestro sistema productivo una tremenda fragilidad del mercado de trabajo. El modelo de empleo que se ha generado, especialmente a partir de la última reforma, consagra la precariedad en las relaciones laborales, destierra en la práctica la negociación colectiva, elimina derechos laborales en las empresas, consolida los bajos salarios y, con ello, provoca además la insostenibilidad de las cotizaciones a la Seguridad Social, comprometiendo por tanto el futuro de las pensiones públicas y la supervivencia del Estado de bienestar».

Respecto a la llamada reactivación económica, afirma que «se está generando empleo, sí, pero muy precario, con muy bajos salarios y de muy corta duración. Lo que el PP llama recuperación económica sigue suponiendo incertidumbre, precariedad y pobreza que afecta a millones de trabajadoras y trabajadores en este país». Esta realidad, concluye, «golpea especialmente a la población joven y a las mujeres, pero también a cientos de miles de trabajadores que en la última etapa de su vida laboral se han visto condenados al paro por la flexibilidad para los despidos, individuales y colectivos, que han acarreado, cada una a su nivel, ambas reformas laborales, echando por tierra así su posibilidad de contar con una pensión pública digna».