Podemos Asturies se suma a la petición de Unidas Podemos de eliminar del Código Penal el delito de injurias a la corona.

Solicitamos de manera inmediata, la amnistía para el cantante Pablo Hasel y la derogación de la “Ley Mordaza”.

Desde Podemos Asturies queremos mostrar nuestro apoyo a la iniciativa presentada por Unidas Podemos para eliminar del Código Penal el delito de injurias a la corona. Y para crear, de una vez por todas, una ley de protección de la libertad de expresión, que despenalice cualquier potencial delito que pueda ser utilizado para condenar acciones de este tipo.

Vivimos en un país donde el ex jefe del Estado está escondido en los Emiratos Árabes, y con varios miembros de la familia real bajo sospecha, imputados o directamente cumpliendo condena por robar. Vivimos en un país donde el principal partido de la oposición ha sido condenado íntegramente por corrupción, donde el que fue presidente del Gobierno aparece en papeles que demuestran que cobraba sobresueldos. Y vivimos en un país, donde ese mismo partido imputado por corrupción lleva dos años bloqueando la renovación del Consejo General del Poder Judicial para seguir controlándolo.

Todo eso son anomalías que demuestran que en el Estado español aún no hay normalidad democrática. En una democracia nadie va a la cárcel por cantar una canción y, por eso, exigimos de manera inmediata:

      • La derogación del delito de injurias a la Corona.
      • La creación de una ley de protección de la libertad de expresión
      • La derogación de la ley mordaza.
      • Amnistía para Pablo Hasel.

Consideramos que proteger la libertad de los artistas, es hacer efectivo el ejercicio de la libertad de expresión, que a su vez es un requisito ineludible para poder decir que estamos viviendo en un sistema democrático. Nadie debería tener miedo a ir a la cárcel por cantar, por escribir, por manifestarse, por dar su opinión, por utilizar símbolos o por quitarse la camiseta en una iglesia. España no será una democracia, hasta que las leyes sirvan para garantizar nuestra libertad, en lugar de para amordazarnos.