«La autopista del mar Gijón-Nantes cumple una función fundamental: poner a Asturias otra vez en el centro de las redes transeuropeas, porque abriría un corredor intermodal, nos devolvería la centralidad en la comunicación atlántica», ha señalado este mediodía Emilio León. El portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies ha defendido la importancia de esa vía de transporte marítimo en una rueda de prensa ofrecida con el portavoz municipal de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, y con la eurodiputada asturiana de Podemos Tania González, quien ha señalado que dicha línea «no sólo es viable, sino también estratégica», por lo que ha trasladado a la Comisión Europea «la importancia de su reapertura y hemos preguntado qué es lo que va a hacer la UE al respecto».

Tania González la considera «no sólo viable, sino también estratégica», y Mario Suárez pide a Foro que la defienda ante el PP

El portavoz de la formación morada en el Parlamento asturiano ha incidido en que «esta propuesta apunta en la dirección de crear riqueza para dejar de discutir sobre migajas y sobre repartir la miseria. Para ello, tanto el PSOE como el PP tienen que querer un poco más a Asturias y a Gijón. Y necesitamos también gobiernos municipales que sean algo más que los que cambian farolas, que no les den la espalda a la realidad autonómica y estatal». Ha denunciado que «no es solamente el temporal lo que mantiene aislado a Asturias, también el bipartidismo y el constante intercambio de reproches».

Emilio León ha asegurado que «nos encontramos con un PSOE incapaz de reabrir una vía estratégica, anunciada en distintos salones a nivel europeo pero sin que haya ningún tipo de novedad. En plenas nevadas nuestros consejeros de Presidencia y de Industria se han ido a México, no sé si a vender la nieve como producto turístico, pero es seguro que no han vuelto con inversores para recuperar esta vía ni para afrontar otros problemas estructurales que tenemos». Tampoco ha ahorrado críticas al Partido Popular, al señalar que «que la Variante de Pajares sigue sin abrirse, como muy pronto será en 2020. Y nos encontramos con el rechazo a la iniciativa presentada por Podemos a nivel estatal para que se recupere el control sobre el peaje del Huerna, que a día de hoy es la principal vía de comunicación con la Meseta. Estamos ante un PP más preocupado por determinadas minucias y encerrizado en lógicas propias de un Tea Party a la asturiana que en resolver los problemas estructurales».

Tania González ha recordado que «las autopistas del mar y el transporte marítimo de corta distancia están recogidos como uno de los pilares fundamentales de la política europea de transportes, según indica el Libro Blanco de Transportes, que tiene aún vigencia. Los objetivos de las autopistas del mar son tres: impulsar un transporte más eficiente, menos costoso y más sostenible, descongestionar las carreteras europeas y favorecer la comunicación con las regiones periféricas, como es en este caso Asturias». Entiende que la reapertura de esa línea «iba a ser positiva para la economía asturiana en su conjunto. Desde Podemos en el Parlamento Europeo estamos impulsando un modelo alternativo de movilidad, un modelo sostenible, con propuestas como la del ferrocarril público e impulsando también otro tipo de transporte, como el marítimo de corta distancia».

Por su parte, Mario Suárez ha recalcado que «desde Xixón vemos la necesidad de esa autopista del mar y con esa perspectiva llevamos trabajando un tiempo. Estuvo funcionando desde 2011 hasta setiembre de 2014 y fue rentable mientras duró la subvención de la UE. Ya en aquel momento planteamos una pregunta en el Parlamento Europeo y organizamos un par de actos en el colegio Jovellanos sobre la necesidad de mantener esta vía fundamental de transporte». No obstante, ha lamentado, «han pasado ya cuatro años y a pesar de que recientemente el ministro de Fomento, en una de sus visitas a Asturies, habló de esta autopista del mar, la realidad es que no se avanza. Creemos que es fundamental, el gobierno municipal de Foro debería tener una visión estratégica y presionar a su socio en el Congreso, el Partido Popular, para que primen asuntos como este».