“En el polígono de Villallana existe un conjunto de incumplimientos de la normativa urbanística para favorecer la implantación de una empresa determinada sin el mínimo respeto a la legalidad, incumplimientos que no se deben tolerar”, denuncia el diputado de Podemos Asturies Héctor Piernavieja.

 

La autorización anticipada que se concedió a ASLA y Rioglass siendo alcalde de L.lena el actual Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, tampoco se ajusta a la legalidad, lo dice la propia CUOTA en un informe remitido al juzgado de L.lena. En ese sentido, Piernavieja considera que “una vez que se han tolerado al menos tres infracciones urbanísticas, la patada a seguir hacia adelante no puede ser la tónica imperante, pues mientras las empresas tengan licencias otorgadas de forma cuestionable, la inseguridad llega a las administraciones públicas, que suelen terminar pagando el pato con el dinero de todos los vecinos y vecinas, como sucedió en los casos del hotel Kaype y del camping de María Cristina, ambos en el concejo de Llanes”.

 

Lo que ahora está en cuestión es decidir por qué tipo de modelo productivo apostamos para el futuro: “si uno basado en la transparencia, el respeto a las reglas de juego y la igualdad de oportunidades propio de los países democráticos avanzados, u otro alimentado en la corrupción, el caciquismo y la ley del más fuerte propia del Lejano Oeste”.

 

La normativa urbanística tiene por objeto preservar el interés general por encima de intereses privados. El parlamentario insiste en que “no se pueden permitir incumplimientos flagrantes que comprometen el desarrollo económico y social futuro de comarcas enteras en base al cortoplacismo y el rendimiento electoral inmediato que se busca retorciendo la realidad para tapar vergüenzas pasadas o favorecer a empresarios concretos. Por ello, el Gobierno del Principado debe ejercer sus competencias y salvaguardar el interés general ante incumplimientos manifiestos como los que suceden en el polígono de Villallana”.