Derogar las reformas laborales y de pensiones, cerrar la brecha de género y restituir derechos al funcionariado, objetivos ante el Primero de Mayo

«Hay que avanzar ya hacia el Salario Mínimo Interprofesional de mil euros», asegura Daniel Ripa, que considera que «no puede haber nadie que cobre menos de mil euros, no puede haber trabajadores pobres, trabajadoras que vivan en la precariedad. Está en manos del Congreso apoyar la iniciativa que Unid@s Podemos ha planteado al respecto». Ante la festividad del Primero de Mayo, el diputado y secretario general de Podemos Asturies pone el acento en la necesidad de derogar las dos últimas reformas laborales y las reformas del sistema público de pensiones, así como restituir al funcionariado derechos que le fueron sustraídos al amparo de la crisis y combatir la brecha de género en materia de salarios y de pensiones, así como ganar nuevos espacios sociales para el Estado de bienestar.

El representante de la formación morada señala que «afrontamos este Primero de Mayo con una demanda muy clara: si nos ha tocado sufrir los sacrificios en un contexto de crisis económica, es necesario que también nos toque disfrutar del reparto de los beneficios en cualquier contexto de potencial recuperación de la economía». Recuerda que «hemos vivido una época de recortes, ahora se está hablando de una potencial recuperación y creemos que tiene que plasmarse en una redistribución de los beneficios. No puede ser que sólo se beneficien los grandes grupos empresariales, que en realidad nunca sufrieron la crisis».

Ve necesaria y urgente la derogación de «las reformas laborales de 2010 y de 2012, que provocaron EREs masivos y un descenso de sueldos. Hay que derogar asimismo las reformas de las pensiones, promovidas tanto por el PSOE como por el PP, que forzaron un aumento de la edad de jubilación y una reducción de las pensiones». Y recalca que «hay que ajustar las pensiones a la subida que sería normal sin esa paralización que se dio en el contexto de la crisis, hay que ampliar mucho más que lo que se está planteando en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado».

Daniel Ripa destaca que en este Primero de Mayo «tenemos que poner en primer plano la brecha salarial y la grieta de género en las pensiones, porque no puede haber una feminización de la pobreza y de la precariedad. La mayor brecha salarial y la mayor diferencia entre pensiones se da en Asturies, y eso es inadmisible». Por tanto, manifiesta, «en este 2018 feminista hemos de garantizar que a igual trabajo haya igual salario y asegurar que las pensiones no sean diferentes entre hombres y mujeres».

Por otra parte, reclama que se restituyan los derechos de las funcionarias y funcionarios «que les fueron arrebatados durante el periodo de crisis económica» y plantea «una ampliación progresiva del Estado de bienestar, con medidas en Asturies como avanzar hacia un ciclo educativo de cero a tres años público, universal y gratuito, y hacia un sistema de dependencia que evite las esperas y que apoye a las familias».