Iván G. Fernández

El secretario general de Podemos Asturies señala que el caso pone de relieve que «necesitamos una atención bucodental pública y gratuita»

Daniel Ripa se ha reunido este jueves, a las puertas del Parlamento asturiano, con las personas afectadas por el fraude del centro gijonés de iDental para expresarles «nuestra solidaridad frente a unos caraduras que han cometido la canallada de dejar a personas sin recursos con una deuda y con la boca estropeada por una mala praxis». En este caso, que pone de manifiesto que «necesitamos una atención bucodental universal, pública y gratuita», ha pedido la actuación del Gobierno asturiano. El diputado y secretario general de Podemos Asturies ha manifestado a los medios de comunicación que «el Principado debe implicarse con estas personas, porque ha permitido esta situación indignante».

No ha dudado en calificar a los directivos de la citada cadena de clínicas dentales como «sinvergüenzas que se repartían beneficios, que actuaron con publicidad engañosa y creemos que con el dejar hacer de las autoridades sanitarias». Considera que «no puede ser que una cadena que acumulaba reclamaciones y denuncias por todo el Estado en el último año haya podido seguir actuando hasta el final. Es indignante lo que han hecho, es responsabilidad de las autoridades haberles permitido llegar hasta aquí y ahora es responsabilidad del Gobierno autonómico apoyar para buscar una solución».

Daniel Ripa ha añadido que «el Principado debe implicarse judicialmente para paralizar cualquier pago y deuda de las personas afectadas, y tiene que acumular material para llevarlo a la Fiscalía para que se recupere lo abonado anteriormente». En su opinión, en este caso «hay una triple implicación: de las entidades financieras, que han accedido a los créditos para los tratamientos; del Colegio de Odontólogos, que ha permitido que actuasen odontólogos en estos casos, y del Gobierno asturiano, que ha consentido que llegaran hasta aquí».

Por su parte, Javier Quiroga, vocal de la plataforma asturiana de afectados, ha informado de que «en Gijón somos 400 afectados y unos 900 en toda Asturias. A una media de 4.000 ó 5.000 euros por paciente, el fraude estaría entre los dos millones y medio y los tres millones de euros. Hay gente que está comiendo papilla, que no puede ir a una entrevista de trabajo porque está con una prótesis y ni siquiera puede sonreír. Esas personas están dañas físicamente, porque no pueden comer debidamente, y también psicológicamente». Ha anunciado que este viernes se reunirán con Rosa Urdiales, directora de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo, «para ver si el Principado se hace responsable subsidiario de los afectados. El Colegio de Odontólogos se ha comprometido a hacer un peritaje, porque hay gente que no lo puede pagar. La mayoría de la gente pagó al contado y otra lo financió con créditos».

Jesús López, presidente de la plataforma, ha añadido que «llevamos casi un año denunciando este caso. Esta estafa parece el timo de la estampita, es increíble que pase en este país en el siglo XXI». Y ha pedido «que nos ayuden jurídicamente, porque entre los afectados hay mucha gente con bajo poder adquisitivo, personas en paro, pensionistas…».