El secretario general de Podemos Asturies asegura que estas nuevas cuentas autonómicas «son el legado que dejamos al futuro Gobierno»

Daniel Ripa manifestó esta tarde, tras suscribir el acuerdo de presupuestos para 2019 con la Federación Socialista Asturiana, que «era nuestra responsabilidad no dejar más allá de las elecciones de mayo un presupuesto que fue firmado con el Partido Popular. Estos presupuestos abren una senda exigente de recuperación de derechos, con ellos revertimos buena parte de los recortes que se han producido durante la crisis; sufrimos los sacrificios de la crisis y es lógico que una vez que empecemos a salir de ella cualquier reparto de beneficios repercuta en la población». Añadió que estas nuevas cuentas para nuestra comunidad autónoma «son el legado que dejamos al futuro Gobierno asturiano, que por supuesto esperamos que esté encabezado por Podemos Asturies».

El diputado y secretario general de la formación morada asturiana celebró que con este acuerdo «miremos al interés general de la ciudadanía más allá de los intereses de los partidos» y ahondó en la idea de que «hoy tumbamos los presupuestos que se habían pactado con el Partido Popular. Dejamos al siguiente Gobierno unos presupuestos que abren el camino a la recuperación de derechos y que marcan un horizonte fundamental que acaba con los recortes». Dejó claro que «no pedíamos direcciones generales, pedíamos un batallón de médicos para frenar las listas de espera. Ni pedíamos cargos de libre designación o dinero para nosotros, sino que los trabajadores públicos recuperasen sus derechos y que el estudiantado pudiese acceder a la universidad».

Daniel Ripa concretó los avances y apuntó que «vamos a tener una de las mayores ofertas de empleo público de los últimos años, la recuperación de las 35 horas en la Administración y de las 18 horas lectivas en Secundaria, vamos a ampliar en dependencia, vamos a tener un cuerpo de inspectores que puedan luchar contra la contaminación atmosférica y una de las mayores reducciones de todo el Estado en tasas universitarias, con un 25%, que es un avance histórico». Añadió que «entre nuestros objetivos estaba universalizar la educación, avanzar en la gratuidad del ciclo de cero a tres años, agilizar la ayuda a la dependencia y el salario social, y queríamos buscar una solución para erradicar las listas de espera sanitarias; no son los 300 médicos que pedíamos, pero va en esa dirección».