Daniel Ripa ha valorado hoy la reprobación parlamentaria de la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, al asegurar que «Javier Fernández debería preguntarse por qué sus consejeros en vez de solucionar problemas los están creando y por qué tiene a buena parte de su Gobierno y de su grupo parlamentario más preocupados en el acto de Susana Díaz, en que salga bien la presentación de la candidata socialista de Rajoy y en que Rajoy siga en el Gobierno, que en gobernar Asturies. Esa desidia frente a esa ilusión que Fernández transmite por Susana Díaz y por Rajoy se nota en la gestión diaria de la Junta General». El diputado autonómico y secretario general de Podemos Asturies realizó esas declaraciones este mediodía, en la ovetense plaza de la Escandalera, durante su participación en la movilización del 25M que, con el lema Nadie sin derechos, convocaba Vamos! en cerca de medio centenar de ciudades de todo el Estado.

Buena parte del Ejecutivo está más preocupado por Susana Díaz que por gobernar Asturies

El parlamentario de la formación morada ironizó sobre el hecho de que «hubo una carrera donde muchos consejeros ‘compitieron’ por ver quién era el primero que conseguía la reprobación parlamentaria. Hay que recordar a Belén Fernández diciendo que el mar Cantábrico es una depuradora natural, a Francisco Blanco asegurando que se debe regular el autocaravanismo para evitar el terrorismo o a Francisco del Busto con afirmaciones como la de que no hay relación entre la contaminación y el cáncer aunque la Organización Mundial de la Salud diga lo contrario. Cualquiera hizo méritos de sobra para ser reprobado, pero le ha tocado a María Jesús Álvarez, que por otro lado lo tenía bien merecido por el rechazo que produce en todo el medio rural asturiano».

Respecto a las nuevas noticias que van trascendiendo sobre la obra de la Variante de Payares, considera que «es un despropósito desde el principio. Los gobiernos estatales del PP y del PSOE sabían que iba a haber filtraciones e inundaciones porque se iban a perforar acuíferos, y a pesar de ello perforaron, provocaron un desastre, generaron los segundos mayores sobrecostes de la historia de España y ahora no saben cómo arreglarlo. Se van dilatando las obras, se van marchando empresas y la solución es complicada. Es lamentable».