El secretario general reclama, tras reunirse con el presidente de CAC-Asprocon, «menos colosos al estilo del HUCA y más escuelas infantiles»

Incremento del parque de vivienda pública, contratación responsable por parte de la Administración mediante cláusulas sociales y apuesta por las empresas pequeñas y de cercanía. Son los tres pilares sobre los que debería edificarse una nueva política de obra pública asturiana, según manifestó Daniel Ripa tras mantener este jueves un encuentro en Uviéu con el presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC-Asprocon). El diputado y secretario general de Podemos Asturies aboga por un modelo de construcción «sin obras faraónicas y que no apueste por el emporio de Florentino Pérez, sino por la pequeña y cercana empresa».

El representante de la formación morada considera que «lo que vale para Pérez, presidente de ACS, probablemente no valga para la mayoría de las empresas asturianas. Apostamos por una política de mayor cercanía, de empresas pequeñas y con condiciones dignas de sus trabajadoras y trabajadores». Recordó que el sector de la construcción está configurado por firmas «en su mayor parte muy pequeñas, con plantillas entre cinco y diez trabajadores, que requieren políticas específicas y medidas como una contratación responsable de obra pública que no mire solamente el precio, que no busque la oferta más barata, ya que en ocasiones es la oferta más pirata y con gastos operativos menores al no tener estructura en Asturies».

Es preciso, añade Daniel Ripa, «revertir las políticas actuales de obra pública, porque necesitamos menos colosos al estilo del HUCA y, por ejemplo, más edificación en escuelas de cero a tres años, pequeñas, vinculadas al territorio, cercanas a la gente». Además, concluye, «debemos apostar por políticas de vivienda que permitan la emancipación de los jóvenes. Ya hemos demandado que se duplique la oferta del parque público de vivienda, porque la carencia de empleo lleva a la carencia de vivienda y hay que hacer frente al problema de la crisis demográfica y la emigración juvenil».