En marzo se completará la deuda económica generada por el antiguo director de la institución cultural, Natalio Grueso, un momento que “debe celebrarse con una nueva etapa”

Esta mañana se han citado frente al icónico edificio del Centro Internacional Oscar Niemeyer en Avilés los y las integrantes de Cambia Avilés y concejales en el Ayuntamiento, Sara Retuerto y Juanjo Fernández, con el portavoz parlamentario de Podemos Asturies, Rafa Palacios, y su homóloga en IU, Ángela Vallina.

Cambia Avilés ha reclamado la refundación del centro cultural Niemeyer, un cambio que responda a “una nueva etapa exenta de conflictos.” Sara Retuerto y Juanjo Fernández han abundado en “la caída en el desprestigio de un centro cultural con vocación internacional por culpa de las actividades delictivas del anterior director”. Al respecto, han clarificado que presentarán una moción ante el Ayuntamiento para pedir el apoyo institucional que el centro necesita para que pueda ser “un motor económico y social, no solo para Avilés y Asturias, sino también internacional”.

La candidata a la alcaldía avilesina, Sara Retuerto, ha subrayado que en marzo finalizará el pago de la deuda del “tremendo agujero económico de tres millones de euros que generó el anterior gestor, Natalio Grueso”, y ha sostenido que “ahora tenemos la oportunidad de invertir ese presupuesto en un programa cultural ambicioso”.

Por su parte, Rafael Palacios ha adelantado que Podemos Asturies e IU presentarán una PNL en la Xunta “en la que vamos a exigir al resto de grupos parlamentarios y al Gobierno de Asturies un compromiso que se concrete en propuestas reales para que el Centro Cultural Niemeyer sea referencial”. Asimismo, la portavoz y diputada de IU, Ángela Vallina, ha sumado su apoyo a esta medida, “la cultura no tiene que ser una batalla política”, ha zanjado.

En Centro Niemeyer se inauguró en la primavera del 2001 en una ciudad con “una gran actividad cultural” como es Avilés. Nació con el objetivo de “reforzar esa actividad y convertir la Cultura en un factor de desarrollo económico y diversificar la estructura socioeconómica de Avilés”, ha ahondado Juanjo Fernández. El modelo al que se miró fue el Guggenheim de Bilbao, una ciudad con “muchas similitudes, una larga tradición industrial e idénticas ganas de reinventarse”.

“Es el momento de recuperar el Niemeyer, las ambiciones, objetivos y motivos por los que se creó”, han coincidido los miembros de Cambia. “No queremos que sea un lugar de disputa, sino un centro cultural en el que nos veamos reflejados todos y todas las asturianas”.